8 días
Duración
18/39
Grupo Min/Max
Ficha técnica

Un viaje en grupo donde tendremos oportunidad de recorrer y ascender cumbres de hermosas panorámicas como el Feldberg. En la región hay cientos de kilómetros de históricos senderos con nombres sugerentes como el "sendero de los leñadores", la "pista del ciervo", la "Hansjakob Weg"... Schwarzwald debe su nombre a la frondosidad de sus bosques de coníferas situados entre montañas suaves, en el rincón suroccidental de Alemania. Pegarnos un chapuzón en el lago de Titisee o hacer senderismo por la garganta de Wutach serán algunas de nuestras actividades. También descubriremos la vecina región de Alsacia, de rica tradición cervecera, o una de las capitales de Europa, Estrasburgo. Pasaremos por el pueblo medieval de Obernai y las verdes y redondeadas cumbres de Los Vosgos. Alojándonos en un encantador hotel de tradicional arquitectura, situado en el “corazón” de la Selva Negra, en la localidad de Zell. Cada día desarrollaremos un amplio programa combinando senderismo con visitas culturales terminando el viaje en Friburgo, una de las mejores perlas de la arquitectura centroeuropea.

FECHAS
  • 9 de octubre
PRECIO
  • Reserva anticipada: 995 €
  • PVP: 1.059 €
SUPLEMENTOS DE GRUPO
  • Entre 22 y 29 personas: 85 €
  • Hasta 21 personas: 165 €
INCLUIDO
  • Vuelos Madrid-Frankfurt-Madrid.
  • Traslados y excursiones en autobús.
  • Alojamiento y desayuno en hotel en habitación doble con baño/ducha.
  • Cena de bienvenida.
  • Guía acompañante de Alventus/AñosLuz.
  • Seguro de viaje.
MÁS INFO
Prereserva
  • Descubre pueblos de cuento y leyendas y ciudades de vanguardia
  • Disfruta del frescor de los grandes bosques de coníferas
  • Un viaje al paraíso del senderismo en Europa Central
  • Asciende la montaña Feldberg, el gran mirador de la Selva Negra, y descubre sus extensos hayedos
  • Tómate un vino ”Gewurztraminer” a orillas del lago Titisee
  • Explora Estrasburgo y disfruta de un buen café en sus terrazas de verano
  • Disfruta de las buenas cervezas de Alsacia y tómate una tarta de arándanos en Los Vosgos, la Europa que tanto nos gusta